miércoles, 2 de noviembre de 2016

Recapitulemos: Westworld: El extraviado (episodio 1.3)

Westworld: El extraviado (episodio 1.3)

Dolores está relacionándose con Bernard, este le regala Alicia en el País de las Maravillas, le pide que el lea una parte. Ella obedece y lee unos fragmentos “¿Yo era la misma cuándo me levante esta mañana? Casi creo que recuerdo haberme sentido un poco diferente, pero si no soy la misma, la pregunta es ¿Quién soy?”. Poco después despierta en su casa en los alrededores de la pequeña ciudad Sweetwater, allí descubre el revólver escondido y lo vuelve a ocultar bajo la tela. Los recuerdos se agolpan en su código cada vez de forma más continua.


Mientras tanto dentro de la organización han creado una nueva historia, la del confederado Wyatt, la cual está dentro de las intrahistorias del anfitrión Teddy que decidirá ir en su busca junto a unos huéspedes. Poco después descubren que un anfitrión se ha perdido en mitad del desierto, por ello Theresse manda a su búsqueda a dos empleados para que le lleven dentro de los laboratorios. En su camino darán con el campamento en que el que debería encontrarse y que se encuentran dentro de un bucle que no puede completarse ya que el encargado de traer y cortar la leña es el anfitrión perdido. Dentro de una tienda de campaña encuentra unas figuras las cuales tienen en una parte un extraño símbolo que le recuerda a uno de los personajes a Orión. Por último le encuentran más adelante y ya de noche. Pero cuando deciden coger su cabeza este reacciona violentamente y trata de huir agrediéndolos hasta que, con una gran roca, se revienta el cráneo.

También conocemos la historia del parque de atracciones a través del Dr. Ford el cual describirá una parte del parque en el que, junto a su compañero y los demás trabajadores de la empresa creaban a los anfitriones.

Los mejores diálogos los expresa el Dr. Ford, el primero de ellos al anfitrión Teddy: “Los cobardes mueren muchas veces, los valientes saborean la muerte solo una vez, claro que Shakespeare nunca conoció a un hombre como tú, Teddy. Has muerto por lo menos mil veces pero tu coraje no disminuye”. Otro de ellos es en la conversación que entabla junto a Bernard sobre la creación de la mente de los anfitriones: “Pero él tenía una idea de como podría ser. La basó en una teoría de la consciencia llamada la Mente Bicameral. / La idea de que el hombre primitivo creía que sus pensamientos eran la voz de los dioses, pensé que la habían refutado. / Como forma de entender la mente humana, tal vez, pero no como un plano para crear una artificial. Arnold construyó una versión de esa cognición en que la que los anfitriones oían su programación como un monologo interior con la esperanza de que con el tiempo sus propias voces tomaran el control. Era una forma de impulsar la consciencia. Pero Arnold n tomó en cuanta dos cosas: una, que este en este lugar no queremos que tengan tanta consciencia. Y dos, el otro grupo que creía que sus pensamientos eran las voces de los dioses”. Por último también resaltar la conversación entre los trabajadores al dar con el extraño símbolo en los muñecos de madera: “Las marcas que hizo parecen estrellas, Orión ¿Vale? / ¿Ahora eres el jodido Galileo? / Quizá sea mi intrahistoria.

Nota: 10/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pinterest

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...